martedì 25 gennaio 2011

Jamoncitos de Pollo Rellenos de Albaricoques y "Salsiccia" con Semillas de Hinojo.


El Albaricoque - Prunus armeniaca - tambien conocida en algunos paises con el nombre de "Damasco", es una fruta fantàstica que encontramos en el verano, pero que se puede conservar muy bien en mermeladas - optimas para una rica tarta - o al natural , para asi poder disfrutarlas tambien en invierno.

Mi propuesta hoy es utilizar èsta maravillosa fruta en una receta con carne, en donde el albaricoque se transformarà en un elemento de sabor, color y perfume donando a un simple cuarto de pollo, un toque de distinciòn inesperado.

Otro punto de interès de la receta es rescatar los populares cuartos traseros de pollo, que màs accesibles a la economia domèstica no pueden ser, y quitarles los huesitos, que son solo dos - no se apabullen y continuen con la lectura de la receta, gente... que veràn que podràn hacerlo sin problema!- para asi rellenarlos y presentarlos de una manera super tentadora.

Para quien todavia no se atreva a deshuesar un pollo entero, èsta es una manera muy sencilla y pràctica de probar las primeras armas en el "deshuese" y asi tomarle gusto a la cosa.

Yo les aseguro que el resultado les darà tanta satisfacciòn - y a parte descubriràn que es màs fàcil de lo que uno supone- que les darà el "input" necesario para animarse a màs!


Vamos a la receta!


Ingredientes ( para 4 personas)

4 cuartos traseros de pollo con su piel, frescos ( patas con el muslo adherido)
8 mitades de Albaricoques o Damascos al natural (las mias eran de una conserva casera)
1 diente de ajo
250 gr. de "salsiccia" o choricito parrillero.
1 huevo
1 rebanada de pan lactal bañada en leche
1/2 cucharada de semillas de hinojo
1 copa de vino blanco seco
2 cucharadas de mostaza
sal y pimienta a gusto





Primer paso: Deshuesar la pata con muslo.

Tomar un cuchillo con punta filosa y hacer un tajo longitudinal, paralelo al hueso del muslo.

Con la punta del cuchillo, raspar la carne adherida al hueso para asi liberarlo, veràn que se desprende facilmente.

Cuando llegamos a la uniòn con el hueso de la pata, con delicadeza cortamos el cartilago que los une y asi hemos "deshuesado" el muslo.

Ahora partimos de la punta del hueso de la pata y raspamos, siempre con la punta del cuchillo, desplazando la carne hacia la punta.

Cuando llegamos a la punta nos habrà quedado toda la carne con la piel por fuera, como si fuera un saco abierto.

Alli , procedemos a cortar el hueso pero dejando el muñòn de la pata entero , para que asi la sostenga y conserve su forma original.

Observen las fotos que les serà de mucha utilidad.

Y asi habremos liberados los dos huesitos, o mejor dicho, aquel del muslo que lo quitamos entero, y el de la pata, que en vez, lo cortamos debajo de la punta final.


Relleno:

Picamos el ajo finamente.

Abrimos el chorizo parrillero - chorizo fresco fino y largo que viene enrollado en si mismo - y le quitamos la piel , de manera que nos quede solo su relleno. Colocamos su contenido en un recipiente y le agregamos los albaricoques cortados en trocitos.

Luego incorporamos el ajo picado , el huevo, la rebanada de pan lactal bañada en leche y estrujada, sal , pimienta y las semillas de hinojo.

Mezclar y reservar.


Montaje:

Rellenamos los cuartos de pollo deshuesados con nuestra mezcla, y luego cosemos con aguja e hilo, para cerrarlos bien, dejandole una forma de pequeño jamòn a cada pieza.


Los colocamos en una fuente para horno , cubriendo la punta de lo que queda de hueso con papel de aluminio, para que no se quemen al cocinarse y mantengan la piel intacta.


Los masajeamos con la mostaza y bañamos con el vino blanco.


Hornear en horno precalentado a 180º por unos 35-40 minutos. Durante ese tiempo los daremos vuelta a mitad de cocciòn y controlaremos que el liquido no sea eccesivo ni tampoco se seque ,agregando un poco màs si fuera necesario.


Retirarlos del horno una vez cocidos, y dejarlos reposar unos 5 minutos antes de cortar.


Para quienes no sean amantes de la piel del pollo, les aclaro que para esta receta la misma es vital, ya que es ella la que posibilita su realizaciòn, actuando como contenedor natural y como lubricante, con la que se obtiene una carne muy jugosa al interno.


Lo que pueden hacer, en todo caso, es abstenerse de comerla , sobre todo quienes deben tener controladas las grasas por razones de salud.




Presentarlos con dos rodajas de la parte final ya rebanadas y bañarlos con dos cucharadas del fondo de cocciòn que les habrà quedado en la fuente donde lo hornearon.


Asi se podrà apreciar el relleno que quedarà como aqui dicen: In bella vista!! , haciendolo mucho màs tentador y desprendiendo todos sus aromas!


Acompañar con unos chips de batatas fritas o la guarniciòn que màs les guste!

Quienes me siguen, ya conocen mi "fija" por las carnes rellenas y cuanto me divierto haciendolas, no por nada encontraràn unas cuantas recetas debajo de la etiqueta que habilitè especialmente.


Animense y para quien se entusiasme, haga click aqui, para continuar la aventura!




Buon Appetito a Tutti!!!

3 commenti:

kanela y Limón ha detto...

Ufff, que maravilla de plato has preparado!! Esos jamoncitos tienen que estar de vicio.
Un besiño.

★Mandarina★ ha detto...

wow! Sil! qué receta! es impecable! casi-casi que puedo oler ese pollito. Eso sí, debe ser tan rica como trabajosa, no?
Un saludo grande desde la buenos aires con 43 grados de térmica! Siamo nel forno, querida! jeje

Carmen Elena ha detto...

Una auténtica delicia. Tienen que estar impresionantes.

Besos.

Gracias por vuestra visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...